2 jun. 2009

La cabalgadura del insomnio


_____________________________________________________

En el vientre de la noche
una espuma de pájaros agita los olivos
y busco tu nombre –como siempre-
para cobijarme en él...

Porque tu nombre es la patria que habito
de una manera deshonrosa
y es una corono de flores salvajes
que protege mi sueño.

El aliento cálido de la noche
abre el vientre del beso
y lo escondo en mi ombligo
para que entres en mí
a buscar ese que soy y te lleva consigo...

La luz de la ciudad canta distancias.

Las calles son la cabalgadura del insomnio.

Y tu nombre nace de la luz
que sueña mi despertar
aferrado al sueño que aún no has soñado...

Y nos desconocemos en el tiempo que nos ha colgado arrugas de noche en los ojos.
Y nos sorprendemos en un gesto de espejo, ciego, absurdo, obstinado...
pero necesito llegar vos... o traerte... o irme... pero estar.


Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

No hay comentarios.: