21 may. 2009

Por entre encinas


_____________________________________________________


Porque se abrió tu nombre
como una lluvia
y a mis palabras
le crecieron flores mudas
que temblaron sonrojadas
ante la gracia nocturna
de tu belleza.

Porque no supe, quizás no sepa nunca,
cómo tramar puentes,
cómo abrirle ventanas a la tierra...

Y por entre encinas
viento y silencio
me marché sin nombrarte...

Y porque los días no cesan
de cantarle a tu gracia...

Por eso regreso,
para decir que tu nombre
esconde la saciedad de la belleza,
que callan ante tu fina curva
las flores y tiemblan.


Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En la vida,casi todo es cuestión de belleza... pocas cosas más.
Un abrazo

js dijo...

usted es un grande

Anónimo dijo...

También yo "me marché sin nombrarte" y ahora no sé qué hacer...

Anónimo dijo...

Hace tiempo que soy una de tus flores mudas, sin embargo no sabes que ganas tengo de saberte...cuidate, y sigue sembrando luz.

Te extraño.