7 abr. 2008

Dos monedas y un adiós.


_____________________________________________________

Al alba se adormeció la voz,
los ojos se sentaron sobre el sol
y la montaña con sus senos
sació la sed
a la muerte de todo lo que nace.
Las manos buscaron puertas
y halaron fantasmas horadados
que por dos monedas y un adiós
dejaban ver el jardín en ruinas
de un sueño que no se soñó.

Los ojos se tendieron sobre el sol.

Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

3 comentarios:

BetanDan dijo...

Diego! aquí navegando por tus páginas.
Increíble horizonte...cuanta luz!!
Te saluda:
Daniel.

Zololkis dijo...

See Please Here

Pedro Coiro dijo...

Qué lindo que es estar en Mar del Plata.