5 sep. 2006

Otra puerta.

Hijo ciego
del caos y la noche,
tu voz ha parido
la silueta de este umbral
y ha urdido su halo
el deseo y la necesidad
de hallarme ante mí
para ir más allá.

Ah! prócera palma
que te alzas sobre los mundos,
detrás de tu voz un rumor
furioso se deja oír,
torrente que abrasa la razón
y siembra a cada hombre
en su justo camino:
“Serás, alma errante, ante cada dintel,
ante ti mismo... tu más cruel Cerbero!”
Ilustraciones: Laura Hoppe
Texto: Diego L. Monachelli
del libro de ilustraciones poetizadas
“Diez cosas que pueden hallarse
detrás de una puerta”

No hay comentarios.: