31 jul. 2012

CXXX.





















¿Dónde yace lo parido?



¿Dónde lo que amé,


aquello que no sabía de olvidos?






¿Quién despertó a los muertos


que fraguan el pan de mis mañanas?






En cada uno de ellos


mi gesto y todo lo que duele


en cada uno de ellos.






Hubo un río,


en el vientre de tu cama,


hubo un río,


tempestuoso,


luego calma…






En cada gesto,


uno de ellos y ellos duelen


en cada todo,


en toda nada.






¿Fraguan las mañanas de mi pan


a los muertos del despertar?






¿Dónde parir lo que yace?






¡Ay, de los muertos


del pan


de mis mañanas!


Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli