13 sep. 2008

Encender las sombras.


_____________________________________________________


Una estela de sal y tu carne y tus huesos
alejándose de todo aquello
de lo que no se puede escapar.

Otras banderas te darán cobijo,
otros hombres encenderán las sombras,
otras sombras treparan la noche y el hambre,
otra noche callará su voz.

Oirás el callar, verás las sombras erguirse,
la noche respirar.
Habrá hombres, banderas
estarán tu carne y tus huesos
y una novel e indeleble
estela de sal.


Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ay!