15 ago. 2007

Somos el horizonte.



Una vez más
vuelvo a descubrirme
en tu vuelo.
Despierto, te traigo,
te llevo como mía,
de mi posesión.

Me alejo, me abandono
pero no te vuelvo ausencia.
Me distraigo del mundo
en tu mundo y no hay otra razón,
ni otro mundo,
y te llevo una vez más,
dondequieraquevaya,
dondequieraquesea.

Siento, inagotable, la belleza del misterio,
la serena ferocidad de tu arte trocado en devenir.

Somos el horizonte.

Amo tu verbo y lo que esconde.
Amo tu nombre, tu verbo...
La máscara cae.

El sortilegio que las sombras cantan
te nombra y soy feliz.
Soy lo que no cesa,
en busca de la que jamás claudica.

Madre del misterio y la belleza.

Somos el horizonte.

Todo verdad.


Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

2 comentarios:

milemociones dijo...

me gustó lo que leí
me gustó tu imagen/foto

aunque me colapsó cuando hablaste de posesión

no creo las personas se puedan poseer

como los objetos

apropiarse



saludos


y nos leemos




muak





.
.

INSTANTS dijo...

y si desenmascaramos los misterios?
puede nacer el verdadero amor..