5 ene. 2009

Pupila de águila.


_____________________________________________________

Escuchen al ídolo sin lengua que canta...
Escuchen su canto de jauría
que nutre ignorancia...

Su carne se alza,
sostenida sin alma,
sobre cabezas fétidas
que en su noche sin sueño
ha regurgitado.

Escuchen al ídolo sin lengua
cantar loas
a la piara que afanosa se estorba
marchando alegre al cadalso...

¡Ah, fatigosa miseria,
tu hedor no es lo porvenir¡

¡Ah, miserable fatiga!
Arengar ciegos,
pupilas de águila,
pupilas de águila.

Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

Destreza de suspiro.


_____________________________________________________

Exigua caravana,
pábulo de la simiente
que engendra el rumbo.

Mohín ágil,
destreza de un suspiro
que nos atraviesa

como una lanza
de antigua prosapia,
como un sueño,
polen del universo...

Algo regresa,
algo que esculpió tumbas sobre sí.

Algo regresa majestuoso,
como si nunca hubiese partido
y nos da vida...
y nos da vida.

Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

El Alba.


_____________________________________________________

Perder el sueño por el sueño,
abrir fuego sobre la sangre
como un albor incontenible,
parir a cada segundo
la dicha de ser finitos,
perecederos,
inflamables.

Parir a cada segundo
el alba.

Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

El nombre del que fui.


_____________________________________________________

Lo que susurra el viento en las ventanas,
acaso el nombre del que fui,
su destino errante,
lejano de estas vísceras detenidas.

Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

Hora sin voz.


_____________________________________________________

En la hora más profunda de la noche,
en esa hora sin voz,
truena la melodía gimiente
de lo que no me atrevo a cantar.

Es el tiempo de la duda
y el no ver de tanta claridad.
Es el tiempo del temor
y no saber...

Debemos andar.


Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

La simetría del andar.


_____________________________________________________

Me reencuentro en el silencio,
en la batalla parida por el sueño.
Es otra mi fibra, otra la simetría del andar.
Al parecer el mundo no se distrae.


Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

Fragmento. Carta a Ulises.



_____________________________________________________

Sin fecha

Debería insistir en la íntima necesidad de entristecerte, de doblegar tu alma, si la tuvieras, y volverla hacia el desasosiego; pero los días me han embrutecido. Como todos, ya no soy el que solía ser, ahora las manos, torpes y desenfrenadas, sólo traman sombras absurdas sobre las horas que me suceden sin pasión ni sentido…
Sí, caro mío, nos hemos perdido, y eso es todo lo que podemos hacer: decirlo, sin buscarnos, y creer que es ésta la manera de hallarnos…
¡Nos aferramos a la vida cuando ya nada nos queda de ella!

Texto: Helmut Brodovsky.
Fotografía: Diego L. Monachelli