7 abr. 2008

Dos monedas y un adiós.


_____________________________________________________

Al alba se adormeció la voz,
los ojos se sentaron sobre el sol
y la montaña con sus senos
sació la sed
a la muerte de todo lo que nace.
Las manos buscaron puertas
y halaron fantasmas horadados
que por dos monedas y un adiós
dejaban ver el jardín en ruinas
de un sueño que no se soñó.

Los ojos se tendieron sobre el sol.

Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

Nuestros muertos.


_____________________________________________________

Naceremos de entre nuestros muertos
(Nacer sobre los muertos y lo muerto)
Naceremos de entre nuestros muertos

Las nubes
carbón llevan en el vientre…
Hijo del sol y los hombres que aun sueñan...
Ay, sueño de hombres que sueñan

Ahora tu nombre es un verbo
que lanzo al mar
y me cobijo en tu sombra para descansar.

Mis manos hinchadas de pensar
Mi pensar hinchado de labrar
una tierra silenciosa que canta sin cesar
buscando su voz
amando todo amor
todo amar

Dentro
Todo es Dentro
No existe otro lugar


Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

La tragedia del silencio.


_____________________________________________________

En mi lengua yace
la tragedia del silencio
que implora
puertas y ventanas
que no callen.

Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli

Sembrando luz.


_____________________________________________________

Me hallo en lo minúsculo
Hablo y canto en lo no dicho
Soy llama silenciosa en la fragua de tu sexo

Envilecida la sangre
demorado el pulso en la distancia
Una cohorte de sombras va sembrando luz

Me hallo en lo minúsculo
Hablo y canto en lo no dicho
Soy llama silenciosa en la fragua de tu sexo

Fotografía - Texto: Diego L. Monachelli